Categorías

Editoriales

The Hen Commandments Ampliar

The Hen Commandments

 The Hen Commandments es el juego en el que crearemos una religión. Un party game políticamente incorrecto que hará que te retuerzas de risa. 

Más detalles

ESDEV0020

Disponibilidad: Entrega 1-3 días

22,00 €

En descuento

¡GANGA!

 The Hen Commandments es el Party Game en el que crearemos una religión basada en un pollo. Los jugadores son discípulos del Pollo Sagrado, que ha sido enviado a la tierra para redimir a la humanidad. Sus mandamientos parecen estar codificados en una serie de huevos y es tu trabajo como un devoto discípulo no sólo el averiguar el verdadero significado del mensaje sino convencer al resto de los discipulos que la tuya es la única y correcta verdad..

Los turnos transcurren de la siguiente manera.

La puesta:
El Pollo Sagrado pone 6 huevos y en cada uno hay escrito una palabra. Juntos forman una frase.

La lectura:
Todos los discípulos que eligieron una virtud que nadie más eleigió tienen un minuto para seleccionar la carta de virtud que ellos crean que mejor cumple el mandamiento. (Todos tienen las mismas virtudes; pureza, sacrificio, Compasión...)

Predicar:
Los discípulos revelan su virtud escogida y cada uno  tiene un minuto para explicar SU lectura del mandamiento en detalle, de acuerdo con su virtud.

El juicio:
El resto de discípulos serán los jueces en esta ronda y votan qué discípulo dió la más correcta explicación del mandamiento.

La recompensa:
El que obtiene más votos es recompensado con dos granos de maiz. O 1 para cada uno en caso de empate.

Canonización:
Se juegan 10 rondas, cada vez con un nuevo mandamiento. Al final el que haya conseguido más granos de maiz se convierte en Santo y es recompensado con la recopilación de los 10 mandamientos elegidos de manera que pueda ir a predicar y extender su propia secta de Hen.

 

 

Idioma: Inglés
Nº de Jugadores: 3-8
Edad Recomendada: 15+
Duración: 45 min
Tipo de Juego de Mesa: Party Game, Religión

Editorial: Terrorbull Games
Autor:  Andrew Sheerin


Gracias a The Dice Tower nos podemos hacer una idea.